sábado, 8 de diciembre de 2018

El teniente Ignacio Alonso Alonso

El golpe de estado de julio de 1936 triunfó rápidamente en casi todas las provincias de la hoy comunidad autónoma de Castilla y León. En la provincia de Burgos, únicamente se produjeron combates y cierta resistencia en Miranda de Ebro, la porción norte de Las Merindades y el extremo septentrional de La Lora. En la capital burgalesa, que albergaba el cuartel general de la VI División Orgánica, el triunfo de los rebeldes fue contundente. Tal es así, que su propio general en jefe, Domingo Batet, contrario al alzamiento, fue detenido por sus subordinados, sometido a consejo de guerra y fusilado medio año después.

La ciudad era también sede de un entonces influyente arzobispado, lo que aumentaba aún más su carácter conservador. Siempre se dijo que Burgos era una ciudad de militares y curas, ambos estamentos altamente tradicionalistas, por lo menos en aquellos tiempos.

Huérmeces, enclavado en una de las comarcas centrales de la provincia, no constituyó ninguna excepción. Sus habitantes apoyaron mayoritariamente al golpe militar, y casi todos los naturales del pueblo que combatieron en la guerra lo hicieron en el bando "nacional". Alguno, incluso, ya finalizada la contienda, se alistó voluntariamente en la famosa "División Azul".

Pero hubo excepciones a esta pauta general, aunque alguna de ellas ocasionadas por la circunstancial ubicación geográfica del paisano en cuestión. Dentro del ámbito familiar, puede servir de ejemplo mi tío abuelo Ángel, nacido en Huérmeces aunque residente por entonces en la capital vizcaína, que fue hecho preso por los nacionales en las primeras escaramuzas surgidas en el límite entre las provincias de Álava y Vizcaya. La circunstancia geográfica -y supongo que también la ideológica- le costó varios años de cárcel en los penales de Pamplona, Valdenoceda y Burgos. (1)

Siguiendo dentro del ámbito familiar, otro tío abuelo, Julián Alonso, al que la guerra sorprendió con 18 años de edad en Cataluña, en concreto en el Can Valls gabrielista, pasó por penosas experiencias durante el tiempo que duró la guerra. Primero sufrió -como tantos otros religiosos- las acometidas de los milicianos de la FAI, tan habituales en los primeros meses de la guerra; se libró de la muerte gracias a su condición de menor de edad. Más tarde, ya en el lado "nacional", tampoco se libró de amargas experiencias: tuvo que pasar una temporada en el campo de concentración de Santa Ana (León) hasta que obtuvo los avales imprescindibles para su puesta en libertad. (2)

Otros nacidos de Huérmeces, también sorprendidos en la zona republicana, pasaron por diversas peripecias para volver al territorio rebelde. Así le sucedió a Francisco García, que contaba con apenas 13 años al iniciarse el conflicto, y que en enero de 1937 fue evacuado (junto con otros 105 adolescentes, todos ellos naturales de Orense, Burgos y Navarra) desde Santander a San Sebastián a bordo del buque inglés H.M.S. Echo; este grupo de niños y adolescentes seguramente procedía del seminario menor que los padres paúles regentaban en la localidad cántabra de Limpias, y su evacuación corrió a cargo del Comité Internacional de Cruz Roja. (3)

En el mundo de la literatura, también cuenta Huérmeces con un singular personaje: Carlos Alegría, capitán del ejército franquista, que se rindió -por problemas de conciencia- a las tropas republicanas justo cuando los nacionales ya estaban entrando en Madrid. (4)

Seguro que existieron más paisanos que, bien por convicción bien por  avatares varios, acabaron por intervenir o verse afectados por el conflicto desde "el otro lado". Entre todos ellos destaca una persona que pagó con su vida la defensa de los valores republicanos, la defensa de la legalidad: Ignacio Alonso Alonso.


Ignacio nació en Huérmeces el 30 de julio de 1891. Sus padres, Guillermo y Agustina, labradores establecidos en el pueblo, habían nacido en Peñahorada (Merindad de Río Ubierna) y Huérmeces, respectivamente. Sus abuelos paternos, Ignacio Alonso y Juliana Rodríguez, eran naturales de Escóbados de Abajo (Los Altos). Sus abuelos maternos, Blas Alonso y Manuela Hidalgo, lo eran de Huérmeces. (5)

Nada he podido averiguar de los años vividos por Ignacio en el pueblo de Huérmeces. Bueno, algo sí: que aquellos debieron ser muy pocos, ya que sus padres aparecen en algunos padrones municipales correspondientes a los años inmediatamente anteriores al nacimiento de Ignacio (1886, 1887 y 1991) pero no lo hacen ya en el Padrón de Habitantes del año 1897. Suponemos, pues, que la familia abandonó Huérmeces entre 1892 y 1896, camino bien de otro pueblo de los alrededores, bien de la capital provincial. (6)

El domicilio consignado en los tres padrones en los que aparecen sus padres es "La Plaza número 4". En el viejo callejero del pueblo, esta dirección coincide con la que décadas después acabaría por ser vivienda de Miguel Díaz Martínez, que residió efímeramente en ella tras abandonar la vieja casa aledaña al puente del barrio de La Parte. Junto a los padres de Ignacio, figuraba con el mismo domicilio una hermana de su madre, Bonifacia Alonso Hidalgo.

La biografía de Ignacio Alonso publicada en la web (7) salta por encima de estos primeros años de vida, pasando a detallar sus primeros destinos militares. En noviembre de 1911, con apenas 20 años, ingresa voluntario en el Regimiento de Cazadores de Caballería número 8, entonces con guarnición en Madrid. En mayo de 1913 es ascendido a sargento. A partir de entonces, tal y como era habitual en la carrera profesional de un militar, se suceden los destinos: Ceuta, Tetuán, Barcelona, Melilla, Córdoba, Marquina (Vizcaya) y, ascendiendo a suboficial de caballería, llega al que sería su destino definitivo, Sevilla.

En 1918, Ignacio se había casado, en Burgos, con Francisca Herrera Simón. En 1920 obtuvo la Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo en Ceuta, por acciones de guerra. Es incluso posible que en África coincidiera con un militar de meteórica carrera, Francisco Franco, que casi tenía su misma edad (Franco nació en 1892).

En febrero de 1933, Ignacio prestó promesa de fidelidad a la bandera de la República, y tres años más tarde, en febrero de 1936, se incorpora voluntario a la Guardia de Asalto republicana. Casi todos los jefes y oficiales del Cuerpo de Seguridad y Asalto provenían del ejército, y el régimen jerárquico y disciplinario del Cuerpo era militar, aunque su dependencia orgánica era civil: del gobierno civil de turno. Ignacio ingresó en el Cuerpo con el grado de teniente, obtenido en julio de 1935, mientras desarrollaba su carrera militar en Caballería.


Cuando en la tarde del 18 de julio de 1936 se tuvo conocimiento de la sublevación militar, varios grupos de guardias de asalto se desplazaron desde el cuartel de la Alameda para defender el Gobierno Civil y aledaños, la Plaza Nueva, el Ayuntamiento y la Telefónica. Uno de estos pelotones lo mandaba el teniente Ignacio Alonso, y se encargó de la defensa del edificio de la Telefónica.


Sevilla, 1933: Edificio Telefónica, en la denominada Plaza Nueva
Ese mismo 18 de julio, procedente de Huelva, se había presentado en Sevilla el general Queipo de Llano, en su calidad de General Inspector del Cuerpo de Carabineros; aprovechando la indecisión del Jefe de División, al que destituye, Queipo sublevó a las tropas de Infantería, Artillería, Intendencia y Carabineros. En Sevilla, parece ser que las únicas tropas que apoyaron al Gobierno de la República fueron el Comandante y los Capitanes de Asalto.


Telefónica: huellas de los impactos del 18 de julio de 1936 (Foto: Txetxu Rubio)
A las tres de la tarde, Queipo dio la orden de ocupar los edificio de Telefónica, Ayuntamiento y Gobierno Civil, reductos donde los Guardias de Asalto se habían hecho fuertes. Núñez y Fernández de Velasco, comandante de Intendencia de las tropas sublevadas, ocupó con 76 soldados las calles inmediatas al edificio de Telefónica, produciéndose un importante intercambio de disparos. Sobre las seis de la tarde, hizo acto de aparición un cañón de acompañamiento, procedente del Regimiento de la ciudad de Granada, que había llegado a Sevilla como refuerzo, y la suerte de los sitiados quedó echada. Poco después, fueron tomados los edificios de Telefónica, Gobierno Civil y Hotel Inglaterra, donde se habían refugiado un grupo de milicianos. Fueron hechos prisioneros el Gobernador Civil, un comandante, dos capitanes, dos tenientes y ciento cincuenta guardias de asalto. La cifra oficial de fallecidos habla de diez muertos, entre ellos un oficial de asalto: el teniente Ignacio Alonso. (8)

Es muy probable que el teniente Alonso, defensor del edificio de Telefónica, fuera uno de los primeros fallecidos a consecuencia de los primeros disparos de la Guerra Civil en la Península. (9) 

Es posible que su cuerpo, junto con el de varios cargos políticos y mandos militares represaliados, se encuentre en la fosa común de Pico Reja, en el cementerio de San Fernando de la capital hispalense. (10)

La familia del teniente de Asalto Ignacio Alonso Alonso lleva años intentando la dignificación de su figura; en especial, su nieta, Beatriz Alonso López.




FUENTES:


(1) "El fuerte de San Cristóbal en la memoria: de prisión a sanatorio penitenciario", Francisco Etxeberria, Koldo Pila, Elisa Querejeta. Pamiela. Pamplona (2014); ver entrada publicada en este mismo blog: La Guerra del 36
(2) Ver entrada publicada en este mismo blog: Julián Alonso, gabrielista
(3) Diario ABC de Sevilla, 22 de enero de 1937, página 8: "Las gestiones de la Cruz Roja en favor de los niños".
(4) "Los girasoles ciegos". Alberto Méndez. Anagrama (2004); ver entrada publicada en este mismo blog: Los girasoles ciegos
(5) Archivo Diocesano, Burgos: Libro de bautizados de la parroquia de San Juan Bautista de Huérmeces: año 1891.
(6) Archivo municipal del ayuntamiento de Huérmeces: Padrones del Impuesto de Cédulas Personales de los años 1886, 1887 y 1891; Padrón Municipal de Habitantes del año 1897; por otra parte, en un documento en el que se consigna el resultado del sorteo de lotes de leña correspondiente al año 1879, aparece como vecino del pueblo Blas Alonso, abuelo de Ignacio por vía materna.
(7) "Biografía de Ignacio Alonso Alonso", autor: José Moreno Romero
http://www.todoslosnombres.org/content/biografias/ignacio-alonso-alonso
(8) "Los grandes desconocidos de la sociedad española: los militares de carrera que fueron fieles a la República y que por ella combatieron en la Guerra Civil española (V): el teniente de la Guardia de Asalto Republicana D. Ignacio Alonso Alonso". Vicente A. Menéndez González (2016)
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=210340
(9) El Correo de Andalucía, Sevilla, 27 de enero de 2018: "Los primeros combates de la guerra en la Península Ibérica: los nueve guardias de asalto muertos en la batalla de la Telefónica, inician prácticamente el recuento de medio millón de muertos de la contienda." Francisco Veiga.
(10) El Correo de Andalucía, Sevilla, 27 de enero de 2018: "Quién es el rostro de la fosa: la nieta de Ignacio Alonso Alonso, teniente de la Guardia de Asalto cuyos restos pueden estar en Pico Reja, cuenta su biografía y cómo su asesinato ha pesado como una losa en la familia." Francisco Veiga.
(10) Diario de Sevilla, 29 de enero de 2018: "Las fosas del cementerio: las primeras catas arqueológicas revelan que la fosa común de Pico Reja es mucho más grande de lo que se pensaba y hay cuerpos de represaliados casi en superficie." Fernando Pérez Ávila.


   

sábado, 24 de noviembre de 2018

El Hoyo de Montorio


Una vez visitados tres de los roturos más peculiares de La Comarca: uno por su enorme extensión (Las Arroturas, en Los Tremellos), otro por su curiosa ubicación (El Arroturo, en Montorio), y un último por su intrincado dibujo (La Parte, en Ros), pensé que por fin había encontrado el roturo perfectoEl Hoyo de Montorio.
A pesar del nombre del predio, este no se encuentra en el término de Montorio, sino en el vecino de Quintanilla Sobresierra. Y, a pesar de mis suposiciones, no se trata de un roturo, sino de una finca particular.
 
Situado a poco menos de 2 km al SW de Quintanilla Sobresierra, al lado del camino de Becerril, este no-roturo llama la atención por varios motivos:

- su casi perfecto diseño rectangular, de 400 x 120 metros de lado
- su tamaño: casi 5 hectáreas
- su disposición en suave pendiente NW-SE
- la diferente coloración de sus suelos, con varias manchas blanquecinas de buen tamaño que destacan sobre un fondo general de color ocre
- la existencia de una solitaria mata de roble (Quercus pyrenaica), incrustada en la zona superior de la finca
- la pervivencia de una pequeña isleta pedregosa sin cultivar, de unos 300 metros cuadrados, también en su parte alta
- por encontrarse completamente rodeada de terreno forestal: monte de roble en su zona superior, modernas plantaciones de pino en la inferior, con alguna mata aislada de encina en el entorno.

Al tratarse de una finca de gran tamaño, las características edáficas del terreno son lo suficientemente heterogéneas como para que se aprecien diferentes tonalidades en su superficie, claramente visibles cuando aquella se encuentra en barbecho o recién arada.
Algunas  son consecuencia -también- de la herencia recibida por la antigua parcelación minifundista: hasta hace menos de cuarenta años, el paraje se encontraba ocupado por una docena de pequeñas parcelas, con la consiguiente abundancia de linderos, sotos, senderos, arroyos y caminos.



El Hoyo de Montorio (Vuelo americano, 25 de julio de 1956)





El Hoyo de Montorio (Vuelo finales de los años 70)





Ortofoto Sigpac (Julio 2005)

En la zona de Quintanilla Sobresierra, la concentración parcelaria se ejecutó a principios de los años 80 del siglo pasado. Si comparamos las fotografías aéreas anteriores a la concentración (vuelo americano de 1956 y vuelo nacional de finales de los años 70), con las posteriores (Sigpac 2005, por ejemplo), observaremos que la concentración fusionó en una sola finca aquella docena de parcelas cultivadas.

Como suele ser habitual, la concentración arrasó linderos, matas, pequeños árboles y setos. Aunque, a pesar del tiempo transcurrido, aún pueden apreciarse parte de los antiguos contornos.


Al sur del Hoyo, el paraje de Becerril ofrece una fuente con abrevadero, un majuelo centenario, un vértice geodésico y una buena colección de túmulos milenarios.



Por sus inmediaciones, también discurre el sendero balizado PRC-BU-178 “Ruta de las Ermitas” que, en unos 13 km de trazado circular, y partiendo de Quintanilla Sobresierra, recorre parajes tan atractivos como el mirador del Nido del Buitre, Fuentemaján, las ermitas de Las Mercedes (Montorio) y Las Nieves (Quintanilla), el refugio “Casa de la Cultura” y el anteriormente mencionado Becerril.

OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS:
El Arroturo de Montorio
Las Arroturas, en La Frontera de Los Tremellos
Un laberinto de secano en Ros



sábado, 10 de noviembre de 2018

Sorteo de montes lejanos (1879)

En una entrada anterior (1), comentábamos nuestra extrañeza por el hecho de que, en un sorteo correspondiente al año 1879, únicamente aparecieran los montes más cercanos al pueblo: Monte las Eras, Valdevacas, Valdecofrades, Carboneros, Corral de Matacubillas, Alto el Cuerno, Mazorra, Buentudanca, Matacarros y Lagunilla. También resultaba curioso que en el listado de adjudicaciones aparecieran únicamente una parte de los vecinos del pueblo.

Huérmeces y sus montes "lejanos": en el centro, al fondo, monte Rallastra; a la derecha, montes entre Fuente la Hoz e Isilla 

  


Suponíamos -erróneamente- que se turnarían anualmente los sorteos de montes cercanos con los de montes más alejados del pueblo, aunque la ausencia de parte del vecindario no tenía justificación lógica. Estaba claro que o bien faltaba algún documento por revisar en el archivo municipal o bien había revisado deficientemente los anteriores.
 


Montes de Isilla; al fondo, montes de El Calero y Valdefrailes; más al fondo, El Perul.
Efectivamente, en la misma signatura del archivo  existían otros dos documentos, titulados:

- "Sorteo de los montes de Isilla, Itero y San Vicente entre los 87 socios que hay inscritos en la compra."
- "Memorial que contiene los otros comprendidos en las compras de los dos montes de Rallastra y Valcavado, pertenecientes a los propios de este Ayuntamiento, y ha solventado para dicho pago a 23 reales."

Si bien ambos documentos carecían de fecha, resulta razonable suponer que -por la idéntica estructura del listado- son coetáneos del anterior, esto es, correspondientes a ese mismo año 1879.

Sigpac (agosto 2014): en amarillo, los montes incluidos en el sorteo de montes "lejanos"; en azul, los incluidos en el de montes "muy lejanos" 
Sigpac (agosto 2017): los montes "muy lejanos": desde Valdetope a Navatillo


Primera página del sorteo de montes "lejanos" correspondiente al año 1879
En el primero de los dos documentos, se registra el resultado del sorteo que afecta a los montes "lejanos", aquellos situados justo al norte del pueblo, que crecen sobre los terrenos calizos tanto de la orilla izquierda del Úrbel (Isilla, Cuevagatos, Fuente la Hoz, Valdegoba, Itero y Carromaribáñez) como de  la derecha (Peña Berlanga, La Pedraja, Valdefrailes, El Calero, San Vicente y Valdetope).

No ha sido posible ubicar con exactitud el paraje denominado "Cantiles Cañón" o "Cutil de Cañón", aunque por el nombre suponemos que se trata de los cantiles más difíciles del desfiladero de Fuente la Hoz. Tampoco conocemos la ubicación de "Las Gargantillas", aunque por la numeración de los lotes suponemos que se encontraba en Valdegabas o alrededores. Por último, el monte denominado "Los Avellanos" no parece tener ninguna relación con el segundo topónimo por el que hoy en día se conoce al vallejo de Valcavado, situado mucho más alejado que los anteriores.

El resultado del sorteo se transcribe en el cuadro siguiente. Únicamente se han actualizado grafías y corregido posibles erratas.



Vecino

Monte


Monte


1

Manuel García

Isilla

75

El Calero

21

2

Dámaso Tudanca

Encima Peña Berlanga

52

San Vicente

64

3

Simón Villalvilla

Isilla

78

El Calero

30

4

Mariano Alonso

Isilla

45

Valdetope

10

5

Lorenzo Alonso

Itero

36

Valdetope

13

6

Lesmes Pérez

Encima Peña Berlanga

57

San Vicente

44

7

Fabián Valderrama

Valdegoba (ladera)

17

San Vicente

76

8

Pedro Terradillos menor

Cutil de Cañón

60

San Vicente

19

9

Santiago Alonso mayor

Berlanga

12

San Vicente

66

10

Santiago Alonso menor

Itero

32

San Vicente

46

11

María Arce

Isilla

68

El Calero

16

12

Natalio Díaz

Isilla

69

El Calero

25

13

José Hidalgo

Itero

40

El Calero

27

14

Tiburcio Pérez

Cutil de Cañón

65

San Vicente

52

15

Valentín González

Cutil de Cañón

59

San Vicente

43

16

Cándido Alonso

San Vicente

84

Las Gargantillas

1



San Vicente

85



17

Aniceto Bárcena

Valdegoba

20

San Vicente

79

18

Santiago Tudanca

Isilla

70

Valdetope

11

19

Estanistado Martínez

Cuevagatos

2

San Vicente

37

20

Julián Fernández

Isilla

73

El Calero

29

21

Basilisa Gallo

Isilla

49

El Calero

17

22

Vicente Varona

Cuevagatos

12

San Vicente

36

23

Fulgencio Gallo

Isilla

77

El Calero

23

24

Antonio García

al lado tierra de Justo

22

Las Gargantillas

2

25

Luis Tudanca

Cutil de Cañón

66

Valdetope

12

26

Ezequiel Pérez

Isilla

74

El Calero

23

27

Felipe Gallo

Encima Peña Berlanga

56

San Vicente

73

28

Victoriano Varona

Cuevagatos

6

San Vicente

41

29

Alejandro Espinosa

Valdegoba (ladera)

18

San Vicente

69

30

Luis González

Encima Peña Berlanga

53

San Vicente

71

31

Clemente Varona

Isilla

80

Valdetope

5

32

Brígida Díez

Isilla

76

Valdetope

8

33

León Pérez

Cutil de Cañón

63

San Vicente

50

34

Eulogio García

Isilla

71

El Calero

28

35

María Alonso

Cutil de Cañón

54

San Vicente

74

36

Manuel Hidalgo

Valdegoba (ladera)

16

San Vicente

70

37

Pedro Fernández

Berlanga

10

San Vicente

65

38

Pedro Villalvilla

Valdegoba (ladera)

13

San Vicente

82

39

Antonio Díaz Pérez

Valdegoba

22

San Vicente

80

40

Santiago García

Valdegoba

21

San Vicente

85

41

Primitivo Ortega

Encima Peña Berlanga

55

San Vicente

72

42

José Ubierna

Isilla

44

Valdefrailes

34

43

Higinio Espinosa y Simón García

Itero

35

Valdetope

9

44

Liborio Calle

Encima Peña Berlanga

51

San Vicente

68

45

Modesto García

Valdegoba

23

San Vicente

86

46

Antonio Martínez

Itero

41

Valdetope

2

47

Cándida Alonso

Berlanga

8

San Vicente

77

48

Domingo García

Itero

30

San Vicente

58

49

Tomás Arribas

Isilla

47

Valdefrailes

35

50

Dionisio Alonso

El Calero

31

Las Gargantillas

3

51

Faustino Crespo

La Pedraja

81

San Vicente

54

52

Vicente Arce

Cutil de Cañón

58

San Vicente

87

53

Juan Crespo

Cascajos Fte. la Hoz

50

San Vicente

63

54

Santiago Ornilla

Isilla

46

Valdetope

15

55

Pedro Alonso

Itero

28

San Vicente

48

56

Marcelino García

Isilla

43

El Calero

19

57

Evaristo Zumel

Isilla

72

El Calero

32

58

Gabina Güemes

Berlanga

11

San Vicente

62

59

Mariano Villalvilla

Los Avellanos

1

Los Robles

13



Las Gargantillas

4



60

Bartolomé Fontúrbel

Isilla

79

Valdetope

7

61

Eusebio Villanueva

El Calero

84

San Vicente

53

62

Antonio García González

Itero

39

El Calero

24

63

Manuel Alonso

Berlanga

9

San Vicente

78

64

José María Díaz

El Calero

83

San Vicente

51

65

Mariano Hidalgo

Valdegoba

19

San Vicente

75

66

Sandalio Valderrama

Cutil de Cañón

62

San Vicente

47

67

Simón Ubierna

Itero

27

San Vicente

56

68

Petra Crespo y Petra Fontúrbel

Valdegoba (ladera)

14

San Vicente

67

69

Pedro Ubierna

Cuevagatos

4

San Vicente

39

70

Pedro Mata

Cuevagatos

3

San Vicente

38

71

Vicente Arribas

Berlanga

7

Prao los Mulos

61

72

Fabián Díez

Itero

34

Valdetope

14

73

Vicente Fernández

Itero

38

El Calero

26

74

Lorenzo Ubierna

Itero

29

San Vicente

45

75

Manuel González

Isilla

48

El Calero

22

76

Ponciano Fernández

Valdegoba

24

San Vicente

81

77

Ezequiel Arribas

Cutil de Cañón

61

San Vicente

42

78

Vicente Díez

Valdegoba

25

Prao los Mulos

60

79

Justo Villalvilla

Isilla

42

Valdetope

3

80

Crisanto Puente

Cutil de Cañón

64

San Vicente

54

81

Pablo Fernández

Itero

31

San Vicente

49

82

Julián Martínez

Carromaribáñez

26

El Calero

18

83

Vicente Alonso

Valdegoba (ladera)

15

San Vicente

83

84

Pascual Díez

Itero

37

El Calero

20

85

José Varona y Ramona Crespo

Itero

33

Valdetope

4

86

Eusebio Girón

Isilla

67

Valdetope

6

87

Felipe Girón

Cuevagatos

5

San Vicente

40






Primera página del sorteo de montes "muy lejanos" correspondiente al año 1879

En el segundo de los documentos, se registra el resultado del sorteo que afecta a los montes más alejados del pueblo: también situados al norte de aquel, pero en terrenos ya limítrofes con los términos de San Pantaleón del Páramo y Montorio: montes Rallastra, Valcavado, Navatillo, Cotorros, Rogarcía, Revilla, Veguilla y Valdetope.


Se trata de los montes con más difícil o alejado acceso, aunque también los más densos y desarrollados del término. Valcavado y Los Cotorros eran los montes más alejados del pueblo, aunque su acceso no era excesivamente complicado, gracias a la existencia del camino de La Veguilla (hoy carretera de Pantaleón y Quintanilla); justo lo contrario que sucedía con el monte Rallastra que, aunque algo más cercano que los anteriores, su antiguo acceso (por Escaladilla, Valdefrailes y San Vicente) constituía casi una odisea. Algo parecido sucedía con Valdetope, ya que el camino que remontaba el vallejo en su totalidad siempre presentó unas condiciones lamentables, empezando por el a veces difícil cruce del Úrbel a la altura del vado de Valdegoba.


Al igual que en el caso anterior, se transcribe el resultado del sorteo con la actualización de grafías y corrección de posibles erratas; dado el estado de conservación del documento, no ha sido posible determinar el nombre de todos los parajes y números de lote.
 


Vecino
Monte
Monte
1
Francisco González
Valcavado
15
Revilla
57
2
Antonio García
Cotorros
53
Rallastra
77
3
Manuel González
Rallastra
20
Rallastra
31
4
Antonio Díaz-Ubierna
Cotorros
46
Rallastra
68
5
Manuel García
Valcavado
11
Rallastra
30
6
Mariano Villalvilla
Cotorros
47
Rallastra
97
7
Ponciano Fernández Cortés
Cotorros
103
Rallastra
72
8
Joaquín Villalvilla
Valcavado
28
Rallastra
50
9
Natalio Ubierna
Navatillo
5
Rallastra
8
10
Julián Fernández
Rallastra
17
Rallastra
47
11
María Martínez
Valcavado
13
Revilla
55
12
Gabina Güemes
Cotorros
48
Rallastra
81
13
Fulgencio Gallo
Cotorros
102
Rallastra
73
14
Santiago Tudanca
Navatillo
2
Rallastra
27
15
Sabino Alonso
Rallastra
19
Rallastra
84
16
Santiago Alonso
Rallastra
18
Rallastra
48
17
María Arce
Rallastra
59
Rallastra
43
18
Ezequiel Arribas
Rallastra
20
Rallastra
85
19
Blas Alonso
Veguilla
36
Revilla
66
20
Fabián Valderrama
Rallastra
22
Rallastra
44
21
María Varona
Rallastra
56
Rallastra
15
22
Pedro Montero
Rallastra
62
Rallastra
11
23
Mariano Alonso
Veguilla
39
24
Julián Martínez
Rallastra
61
Rallastra
46
25
Manuel Hidalgo
Valcavado
14
Revilla
56
26
Justo Villalvilla
Valdetope
20
Rallastra
82
27
Domingo García
Cotorros
108
Valdetope
7
28
Manuel Alonso
Veguilla
35
Revilla
64
29
José Ubierna
Rallastra
9
Rallastra
41
30
Isabel Villalvilla
Veguilla
32
Revilla
62
31
Antonio Díaz Pérez
Valcavado
16
Revilla
58
32
Higinio Espinosa
Rallastra
16
Rallastra
57
33
Eusebio Villanueva
Valcavado
24
Rallastra
37
34
Pedro Alonso
Navatillo
6
Rallastra
9
35
José Hidalgo
Valcavado
26
Rallastra
38
36
Bartolomé Fontúrbel
Rallastra
19
Rallastra
42
37
Petra Mata
Rallastra
23
Rallastra
45
38
Gregorio Arribas
Valcavado
23
Valdetope
3
39
Vicente Arribas
Rallastra
52
Rallastra
88
40
Aniceto Bárcena
Rallastra
21
Rallastra
87
41
Bernardo Díaz
Veguilla
40
Rallastra
66-67
42
Lucio Díez
Valcavado
12
Revilla
54
43
Victoriano Varona
Rallastra
105
Rallastra
70
44
Dionisio Varona
Cotorros
50
Rallastra
79
45
Dionisio Alonso
Navatillo
7
Rallastra
10
46
Crisanto Puente
Rallastra
25
Rallastra
96
47
Clemente Varona
Rallastra
32
Rallastra
91
48
Simón Ubierna
Navatillo
4
Rallastra
7
49
Melchor Díaz (Don)
Rallastra
34
50
Vicente Arce
Valcavado
27
Rallastra
29
51
Higinio Crespo
Rallastra
60
Rallastra
4
52
Eulogio García
Veguilla
41
Rogarcía
69
53
Fabián Díez
Cotorros
101
Rallastra
74
54
Pedro Ubierna
Veguilla
32
Rogarcía
70
55
Salustiano Crespo
Veguilla
30
Revilla
60
56
Sandalio Valderrama
Veguilla
31
Revilla
61
57
Pedro Fernández
Rallastra
63
Rallastra
58
Felipe Gallo
Rallastra
75
59
Sisebuto Pérez
Valdetope
6
Rallastra
24
60
Juan Crespo
Veguilla
38
Rogarcía
68
61
Tiburcio Pérez
Rallastra
34
Rallastra
92
62
Lesmes Pérez
Veguilla
43
Rallastra
51
63
José Varona
64
Pascual Díez
65
Felipe Girón
Navatillo
3
Rallastra
38
66
Luis González
67
Liborio Calle
Rallastra
13
68
Santiago García
Rallastra
23
Rallastra
93
69
Primitivo Ortega
Mojones ?
45
Rallastra
3
70
Simón Villalvilla
Rallastra
36
71
Tomás Arribas
Cotorros
49
Revilla
80
72
José María Espinosa
Rallastra
29
Rallastra
33
73
Evaristo Zumel
5
76
74
Dionisio S.
75
Vicente Fernández
Navatillo
8
Rallastra
40
76
Pedro Terradillos
Rallastra
58
Rallastra
14
77
Santiago Ornilla
Rallastra
24
Rallastra
95
78
Lorenzo Ubierna
Rallastra
53
Rallastra
87
79
Francisco Fernández
Rallastra
20
Rallastra
86
80
León Pérez
Veguilla
44
Rallastra
1
81
Matías Agustín
Rallastra
51
Rallastra
78
82
Mateo Díez
Valcavado
17
Revilla
59
83
Vicente Alonso
Veguilla
37
Revilla
67
84
Pedro Villalvilla
Veguilla
33
Revilla
63
85
Estanistado Martínez
Navatillo
10
Rallastra
2
86
Modesto García
Rallastra
35
Valcavado
5
87
Antonio García González
Navatillo
1
Rallastra
26
88
Nicanor López
Rallastra
104
Rallastra
71
89
José María Díaz
Valcavado
18
Rallastra
5
90
Lesmes García y Petra Fontúrbel
Veguilla
27
Rallastra
46
91
Alejandro Espinosa
Rallastra
55
Rallastra
83






Monte Rallastra (encina) y, debajo de él, montes de Los Cotorros (roble quejigo); en el fondo del valle, carretera de Pantaleón y Quintanilla, atravesando La Veguilla a la altura del acceso a Valcavado; al fondo, la base de San Vicente
Sorprende que en este segundo listado también se incluya al paraje de Valdetope, que ya aparecía en el primero. La explicación radica en que, al tratarse de un vallejo relativamente extenso y que se desarrolla entre los montes de Rallastra y San Vicente, se hizo necesaria su partición, de manera que en este sorteo se incluyeran los lotes situados en las laderas de Rallastra, y en el anterior lo hicieran los lotes situados en las laderas de San Vicente.


Por otra parte, cabe destacar que en este paraje de Valdetope coexisten matas de encina con rodales de roble quejigo: aquellas en la ladera sur de Rallastra, estos en la ladera norte de San Vicente. Hoy en día, las manchas de quejigo no son muy extensas, y nos es imposible siquiera aventurar la importancia que tendrían hace 140 años.
Al necesitar de suelos más desarrollados y exposiciones algo más frescas, el roble quejigo (Quercus faginea) era la masa forestal predominante en el paraje de Los Cotorros, ya en el límite con el término de San Pantaleón del Páramo. Hay que tener en cuenta que la leña del quejigo (o roble-encina, como se le denomina también) era más apreciada que la de encina para su uso en hogueras que necesitaran de un fuego más vivo, tal y como sucedía en el caso de la elaboración de lejía, realización de coladas y cocción de productos de la matanza. Para los anteriores quehaceres, la leña de quejigo solía mezclarse con la de chopo.  

En cuanto a los apellidos de los vecinos de Huérmeces de hace 140 años, encontramos unos cuantos de los habituales hoy en día: Alonso, Arribas, Bárcena, Crespo, Díaz, Díaz-Ubierna, Díez, Fernández, Fontúrbel, García, Girón, González, Hidalgo, Martínez, Montero, Ortega, Pérez, Ubierna, Varona, Villalvilla y Villanueva. Y otros tantos que hoy resultan poco habituales: Agustín, Arce, Calle, Espinosa, Gallo, Güemes, Mata, Ornilla, Puente, Terradillos, Tudanca,  Valderrama y Zumel.






EVOLUCIÓN DE LAS MASAS FORESTALES DE ISILLA, ITERO, SAN VICENTE, RALLASTRA Y COTORROS DURANTE LOS ÚLTIMOS CUARENTA AÑOS:


Isilla, Itero, San Vicente y sur de Rallastra: vuelo finales de los años 70
Isilla, Itero, San Vicente y sur de Rallastra: Sigpac 2014







Rallastra y Cotorros: vuelo finales de los años 70
Rallastra y Cotorros: Sigpac 2017
Se aprecia una cierta expansión de la masa forestal y un aumento en la densidad de las matas en casi todos los montes incluidos en estos dos sorteos (con excepción de los terrenos ocupados por la base militar, claro está). Incluso se aprecia la aparición de alguna mata nueva en San Vicente, El Calero, Cuevagatos, Isilla, Itero y -sobre todos- Rallastra. En Cotorros se aprecia una mayor densidad en los montes de roble allí existentes. Aparecen, también, dos choperas nuevas: Valdefrailes y Valdegoba, ambas plantadas a principios de los años sesenta. Y la vegetación leñosa de ribera (chopos, sauces, salgueras, majuelos...) también ha experimentado un importante desarrollo en ambas orillas del Úrbel.

Los factores que han propiciado esta relativa expansión forestal del monte de encina son claros:

-éxodo rural: a menor población, menor consumo general de leña
-descenso importante en el número de cabezas de ovino y caprino que pastan por los montes, lo que facilita su regeneración natural
-abandono de las tierras menos productivas, aquellas situadas en suelos pobres y de fuerte pendiente, sobre todo en las porciones laterales de los vallejos, lo que también ha originado cierta regeneración en esas zonas
-total abandono de la leña como combustible para la cocción de alimentos, sustituida por los combustibles fósiles y la electricidad

Hoy en día, la leña de encina se usa -puntualmente-para alimentar glorias y estufas de viviendas de labradores y -sobre todo- de segundas residencias, pero en una cantidad total sensiblemente inferior a la utilizada antaño para necesidades de cocina.