domingo, 28 de febrero de 2016

El Pleito de Monasteruelo (1636-1670)



En pleno siglo XVII, y durante 34 años, los pueblos vecinos de Ros y Huérmeces pelearon por la posesión de un pequeño lugar que había quedado despoblado pocos años antes: Monasteruelo. (ver post El despoblado de Monasteruelo). Fue una prolongada disputa territorial, en la que intervino -cómo no- hasta la mismísima Iglesia.

Durante esos largos 34 años, dos reyes pasaron, pero Ros y Huérmeces no cejaron en su empeño, y pleitearon reiteradamente. Sus Concejos fueron requeridos, no acataron, apelaron, volvieron a apelar, derribaron mojones, los volvieron a levantar… Si estos hechos se hubieran producido en nuestros días, ambos pueblos se habrían arruinado pagando minutas de abogados, procuradores, registradores de la propiedad y notarios.


Monasteruelo visto desde el borde del Páramo de Huérmeces



Y es que, si bien las cerca de 400 hectáreas del término de Monasteruelo no eran especialmente adecuadas para la agricultura, tenían otras cualidades muy apreciadas en la época: agua, pastos y monte. Y Ros no andaba muy sobrado de las dos últimas.

Para acabar de complicarlo todo, la  poderosa Iglesia de Huérmeces y sus muchos curas siempre mostraron interés en ampliar dominios y derechos. Cuantas más tierras y comunales tuvieran los habitantes de su pueblo, más diezmarían ellos. Por lo que desde los primeros tiempos del despoblamiento de Monasteruelo comenzaron a enredar para tratar de unificar las iglesias de los dos pueblos. Y en principio lo consiguieron. Así, las campanas de la iglesia de Monasteruelo acabaron en la de Huérmeces, y allí se quedaron.

La torre de Monasteruelo, desde Los Casares (1920)
Afortunadamente para los amantes de la historia, en el Ayuntamiento de Ros se ha conservado hasta nuestros días, y en buen estado, un más que voluminoso manuscrito en el que se recogen todos los aconteceres del denominado Pleito de Monasteruelo.

Y hace más de 60 años, alguien se encargó de transcribir y mecanografiar el contenido de dicho manuscrito, para que futuras generaciones pudieran disfrutarlo.

Demetrio Ortega Angulo, natural de Ros, debió de ser persona de mundo y con muchas inquietudes intelectuales; acabó residiendo en Burgos, pero en sus muchas visitas al pueblo no solía faltar la excursión a Monasteruelo; en 1954, cuando rondaría ya los sesenta años de edad, culminó la completa transcripción del documento, además de aportar un contexto histórico y varias valiosísimas fotografías, tomadas tres décadas antes. Con todo ello confeccionó un grueso volumen  titulado “Ros y Monasteruelo: un poco de historia y copia del pleito de Monasteruelo”.

Para hacernos una idea del ímprobo trabajo realizado por Demetrio, y más en aquellos años en los que no existían procesadores de texto, tengamos en cuenta que el manuscrito original consta de 1479 hojas, y que en su confección intervinieron varios escribanos, cada uno con sus peculiaridades caligráficas y ortográficas. Muchas noches debió de pasar Demetrio en vela, leyendo, transcribiendo, interpretando el contenido del manuscrito, pulsando sin descanso las teclas de su máquina de escribir.

Reconozco que no he sido capaz de leer la copia mecanografiada en su totalidad (367 densas páginas, sin apenas márgenes ni espacios en blanco), pero casi. Este es un pequeño resumen de su contenido:

Mapa geográfico de una parte de la Provincia de Burgos, Thomas López (1784), en el que aparece Monasteruelo en una ubicación algo más al Norte de la correcta (entre Pantaleón y Quintanilla Pedro Abarca); en Huérmeces puede observarse el Puente Miguel, por el que se cruza el río Urbel camino del Alto La Cruz, Ruyales, La Pinza y Urbel


En 1598, al despoblarse el lugar, los curas de Huérmeces proclamaron la unión de las iglesias de Monasteruelo y Huérmeces; esta unión de iglesias ocasionó que las campanas de San Juan de Monasteruelo acabaron en la torre de la iglesia de San Juan de Huérmeces. A ello siguió la toma de posesión del lugar por parte del concejo, con el argumento de que la distancia que separaba Monasteruelo de Huérmeces (3,5 km), era claramente menor que la que separaba al despoblado de Ros (6 km).

“el dicho lugar de Monesteruelo estaba yermo y despoblado […] y los dichos curas […] decían misa en la iglesia a dónde no acudía nadie por cuya causa se había consumido el Santísimo Sacramento y las campanas de la iglesia se habían caído y estaban en la del dicho lugar de Guermeces […] y era por ser el dicho lugar de Monesteruelo mas cercano al dicho lugar de Guermeces y por la dicha razón los dichos lugares de Guermeces y sus términos y los de Monesteruelo estaban y eran unos y el aprovechamiento dellos de pacer las yerbas y beber las aguas y cortar leña, andrinas y aylagas lo habían tenido y tenían los vecinos y moradores del dicho lugar de Guermeces…”

Torre de la iglesia  (Foto, Demetrio Ortega 1920)

En marzo de 1636, se dicta el auto de posesión de Monasteruelo por parte de Huérmeces, y se procede al derribo de los mojones existentes entre los dos pueblos:

“…a los dichos cinco días del dicho mes de marzo del dicho año de mil y seiscientos y treinta y seis habiendo llegado el dicho señor juez ante mi el dicho escribano y testigo al término del dicho lugar de Monesteruelo donde estaba en el camino que va del dicho lugar de Guermeces al de Monesteruelo en lo alto del páramo un mojón que es el primero que solía dividir los términos entre dichos lugares [...] y antes de pasar del dicho mojón le demolieron y derribaron por mandato del dicho señor Teniente de Alcalde Mayor [...] y mandó que ninguna persona inquiete ni perturbe en la dicha posesión de los términos del dicho lugar de Monesteruelo al Concejo y vecinos del dicho lugar de Guermeces y cabildo con pena de cincuenta mil maravedis [...] y luego continuando en la misma forma se pasearon y anduvieron quieta y pacíficamente por el dicho término del dicho lugar de Monesteruelo…”

Dos días más tarde, en el paraje de Campillo, en lo alto del Páramo, se comunicó a los representantes de Ros la toma de posesión de Monasteruelo por parte de Huérmeces. 

No se resignaron los vecinos de Ros a renunciar así como así a aquellos terrenos ricos en pastos y montes, por lo que presentaron una protesta, argumentando que Ros tenía tomada posesión de Monasteruelo por facultad real de su Majestad del año 1631.

No pasó mucho tiempo antes de que Diego Gómez de Villarroel, secretario de Cámara del Rey nuestro Señor (Felipe IV) ordenara por medio de carta la devolución de Monasteruelo a Ros; era mayo de 1636. También se ordenaba que:

“…se prenda a don Jacinto de Salazar, alcalde mayor de Aza de Siero y le traiga y ponga preso en la posada que eligiere por cárcel en esta ciudad…”

La Torre en 1930 (Fam. Hidalgo-Fontaneda)

No sólo le costó un disgusto al alcalde de Haza de Siero (con sede en Huérmeces), ya que también se ordenó prisión para otros dos vecinos del pueblo que participaron en la ceremonia de derribo de los mojones: Jerónimo de Güemes y Juan de Valderrama.

El argumento de la facultad real de 1631 era claro:

“…entre el lugar de Ros y Monesteruelo siempre había habido comunidad de pastos y términos, y estaban muy convecinos, y porque en cuanto a la agregación de las iglesias no procedía en cuanto a términos y pastos y diezmos…”

Lógicamente, Huérmeces no se mostró de acuerdo con la sentencia y apeló su contenido, esgrimiendo de nuevo el argumento de la proximidad:

“…que el dicho lugar de Guermeces era el mas propincio próximo y cercano al de Monesteruelo con que habiéndose despoblado…”

También se requirieron actuaciones periciales a diversos notables de los pueblos vecinos de Santibáñez, Ruyales, San Pantaleón y Ubierna. Por fin, el 8 de julio de 1636, se procede a levantar de nuevo los mojones delimitadores entre Monasteruelo y Huérmeces, derribados apenas cuatro meses antes.

“… en el término de Monasteruelo a do dicen a Santa Centola encima del vallejo que llaman a La Loba […] pido a su merced mande levantar un mojón que está al dicho término que divide los términos de Monesteruelo y Guermeces hasta a donde llega el término del lugar de Ros y poner en la forma que estaba al tiempo y cuando don Jacinto de Salazar teniente de alcalde mayor de la Aza de Siero derribó y demolió […] haciendo levantar y que se levanten los demás mojones […] Fuente Gatillo […] Valdemanzanedo encima de La Cesternilla […] Valdemanzanedo encima de el Concejero […] vallejo de Valdemanzanedo […] La Solanilla […] camino de Monesteruelo a Guermeces […] Campillo encima de San Martín […] encima de Fuente Monte […] ermita de San Martín y así puestos y levantados los dichos mojones por los dichos Regidores su merced mandó que ninguna persona los derribe ni al dicho Concejo ni vecinos de Ros se les inquiete en la dicha posesiónpena de veinte mil maravedis para la Cámara Real…”

Las cruces señalan los mojones entre Monasteruelo y Huérmeces; las líneas de puntos indican los límites modernos entre los términos de Ruyales, Huérmeces, Ros y Los Tremellos




Sería interminable seguir detallando el resto de las anotaciones del pleito de los 34 años. Durante todo ese tiempo, varios escribanos trabajaron muchas horas-extra, ya que ambos pueblos litigantes argumentaron puntuales y milagrosos poblamientos, sorprendentes retejados y destejados de viviendas; se midieron las distancias entre los tres lugares, por caminos reales y por caminos carreteros, por el camino más corto y por el camino más largo; se discrepó de las varas de medir, se increpó a agrimensores, se discutió hasta del curso natural que las aguas del vallejo seguían … inexorablemente camino de Ros.

Por fin, en Valladolid, a 22 de agosto de 1670, se confirmó la sentencia definitiva:

“…manuteniendo y amparando al dicho lugar de Ros, Concejo y vecinos de él, en la posesión del dicho lugar de Monesteruelo…”

Ejecutoria del Pleito de Monasteruelo (1670) Archivo de la Real Chancillería de Valladolid


Legalmente, el pleito estaba finiquitado, pero la Iglesia de Huérmeces nunca lo dio por olvidado y, además de no proceder a la devolución de las campanas, volvió a intentar la anexión del lugar. Así, en fecha tan cercana  como 1803, parece ser que los curas de Huérmeces aún realizaron un último intento por hacerse con las tierras de Monasteruelo. De nuevo, fracasaron.

En el semicírculo central de la fotografía se ubicaba la iglesia. Furtivos abstenerse: no queda nada.

Por la descripción de los mojones, parece ser que en la parte final del vallejo, en dirección al Mojón Alto (actual trifinio entre Ruyales, Ros y Huérmeces) existía una ermita bajo la advocación de San Martín. Quizás las tumbas encontradas en la ladera estén relacionadas con dicha ermita.

La torre o espadaña de la iglesia de Monasteruelo permaneció en pie hasta mediados del siglo XX, balizando el lugar en el que se ubicaba el pueblo. Hasta que, en 1952, el Ayuntamiento de Ros decidió que los buenos sillares de la torre se utilizaran para la construcción de las nuevas escuelas. Y el despoblado se quedó sin su faro, más cerca del olvido. El paso del tiempo y el recubrimiento vegetal hicieron el resto.

La espectacular olmeda que ribeteaba la parte alta del vallejo desapareció a mediados de los años 80 del siglo pasado, a manos de la grafiosis del olmo. Hoy apenas resultan visibles los esqueletos de unos pocos ejemplares.


NOTAS Y AGRADECIMIENTOS


- El Pleito de Monasteruelo se produjo entre los reinados de Felipe IV (1621-1665) y Carlos II (1665-1700), con la regencia de Mariana de Austria (1665-1675) de por medio.

- En su época escolar, ya en la capital provincial, Demetrio Ortega Angulo debió despuntar como aplicado estudiante; en una librería de viejo de Zaragoza he encontrado unos "deberes" realizados por él en 1905: “Atlas escolar del alumno D. Demetrio Ortega Angulo. Curso 1905 a 1906. Ejercicios sobre el mapa de España”.

- El "Mapa de una parte de la provincia de Burgos", obra de Thomas López (1784) ha sido descargado de la Biblioteca Digital de la Real Academia de la Historia:

Biblioteca Digital RAH 

Especial agradecimiento a Félix Ortega Martínez, pariente de Demetrio y presidente de la "Asociación Monasteruelo de Ros", por proporcionarme una copia del Pleito.






3 comentarios:

  1. En primer lugar, quisiera felicitarle por lo interesante y ameno de su blog, y por la constancia con la que va añadiendo nuevos posts.

    Con respecto al Pleito de Monasteruelo, famoso por su larga duración, quisiera indicar que el litigio sobre Monasteruelo y sus términos fue aún mucho más largo y complejo de lo que has expuesto, ya que en el Archivo General de Simancas existen unos 6 documentos, fechados entre 1484 y 1499, y en el Archivo de la Chancillería de Valladolid otro documento fechado en 1500, que hacen referencia a distintos pleitos referentes a Monasteruelo y sus términos, y en los que, además de Huérmeces y Ros, también intervienen en ocasiones Los Tremelllos y Santibáñez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aportación. Estos nuevos documentos hacen aún más interesante el pleito de Monasteruelo. He estado echando un vistazo en PARES y, de los 6 documentos de Simancas que comentas, creo que 3 se refieren a otro Monasteruelo, y otro más está duplicado. En el archivo de la Chancillería de Valladolid he encontrado el documento que comentas (litigio entre Monasteruelo y Santibáñez) y otro más, ligado totalmente al Pleito 1636-1670 y que, como verás, he incluído en el post. El hecho de que Santibáñez esté implicado en la disputa no hace sino añadir más interés al tema, por eso de la vieja rivalidad que siempre existió entre pueblos vecinos. De nuevo, muchas gracias por tus comentarios que, como ves, no caen en saco roto.

      Eliminar
    2. Hola de nuevo.

      Los documentos a que hacía referencia en mi anterior intervención se pueden consultar todos a través del PARES, y también los dos documentos que transcribió y mecanografió don Demetrio Ortega hace más de 60 años. Veo que has encontrado en el archivo de la Cancillería la Ejecutoria de 1670, referente al segundo pleito entre Ros y Huérmeces por Monasteruelo. Si haces una búsqueda conjunta en el PARES de "Ros y Huérmeces", encontrarás en el archivo de la Chancillería los dos documentos que transcribió don Demetrio: la Ejecutoria de 1636, que resolvió el primer pleito, y la Ejecutoria de 1670, ya citada, que resolvió el segundo y definitivo pleito.

      Yo no había hecho referencia a estos dos documentos porque tu post trataba precisamente sobre ellos.

      De los 7 documentos a que yo me refería, entiendo que has encontrado el documento de 1500 de la Chancillería y otros dos en Simancas de 1485 (el documento duplicado yo lo considero como un solo documento). Los otros 4 los puedes encontrar, por ejemplo, buscando en PARES "Monesteruelo", que parece que es como se llamaba Monasteruelo a finales del siglo XV.

      Si don Demetrio Ortega hubiera conocido los adelantos de hoy día (ordenadores, procesadores de texto, internet, el portal PARES), seguro que se habría llevado una gran alegría. Yo tuve ocasión de leer hace unos años su voluminoso trabajo, y seguro que tuvo que realizar un gran esfuerzo con los medios que había en su época para llevarlo a cabo. Por eso es bueno reconocérselo y agradecérselo, como has hecho en tu post.

      En uno de los documentos referidos, el de Simancas de 1499, aparece "Monesteruelo" por Monasteruelo, "Guermez" por Huérmeces, y "Reos" por Ros, pero yo entiendo que se refiere claramente a Monasteruelo, Huérmeces y Ros, ya que se hallaban en la merindad de Castrojeriz.

      Espero que con estos datos puedas encontrar los documentos que faltaban. Lo difícil será el leerlos, ya que la escritura del siglo XV es más difícil de leer que la del siglo XVII. Por otra parte, son mucho más cortos que los que transcribió don Demetrio.

      Espero no haberte aburrido con un comentario tan largo.

      Un saludo.

      Eliminar