martes, 15 de septiembre de 2015

Cosas que los nietos deberían saber (IV)

Siete escenas de verano: Huérmeces, años cincuenta

1. La Enredadera


Casa de Arriba (1953)


Una planta trepadora creciendo en la fachada principal de la casa -orientada al Sur- supone una nota de color y de frescor en el austero paisaje estival de Castilla, a falta del despliegue de macetas en flor propio de lugares más cálidos.

2. El Perro

Casa de Arriba (1954)


El fiel compañero, guardián de la casa y del ganado, ayudante de caza, avisador de visitas deseadas y espantador de indeseadas ... muy alejado del concepto de mascota de hoy en día.

3. La Fuente

Fuente del barrio de Arriba o Arroyuelo (1954)

Lugar para el constante acarreo de agua y centro social de la vida del pueblo, habitual de conversaciones y chismes entre calderos y botijos, mientras las gallinas picotean en un suelo aún lejos de encementarse para siempre.

4. El Palacio

Huerta del Palacio de Arriba (1954)
Momentos de asueto en el huerto (hoy jardín) del Palacio de Arriba (hoy Palacio de Huérmeces), en un tiempo en el que una familia de labradores podía permitirse un palacio del siglo XVI, aunque fuera como simple almacén de aperos y palomar.

5. La Era

Era de Mercado (1952)


En agosto, la trilla copaba gran parte del tiempo de las mujeres e hijos pequeños de los labradores; dicen que para colocarse sentado encima del trillo valía cualquiera, incluso los veraneantes.

6. Los Bueyes

Era de Mercado (1958)


En los tiempos pre-tractor, los bueyes eran la fuerza de tiro, además de fuente de calor y fábrica de abono. Una o -mejor áun- dos parejas por cada familia labradora, esa era toda la motorización agraria de la época.

7. La Parva

Era de Mercado (1957)


El cereal segado, extendido sobre la era para ser trillado, constituía el fruto de todo el duro trabajo anual del labrador, la base de la economía rural de la época.



Nota: la enredadera que aparece en la primera fotografía es una parra rusa o polígono trepador (Polygonum aubertii), muy habitual en aquéllos años. De rápido crecimiento, hoy en día su uso está muy limitado en parques y jardines por su carácter fuertemente invasor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario