lunes, 22 de septiembre de 2014

El abuelo Eugenio


Aquella mañana, Leonila tuvo un mal presentimiento cuando un terrible trueno hizo temblar hasta el puchero en el que se cocía a fuego lento la comida del día. En aquellos años se decía que las tormentas matutinas eran las más peligrosas.

Eugenio, su padre, y José, su hermano, habían madrugado con la idea de ir a recoger yeros a la finca de Navas. Después de uncir los bueyes al carro, se habían dirigido hacia la empinada cuesta del camino de Castrillo, sabiendo que les llevaría algo más de una hora llegar hasta aquella hondonada húmeda y arcillosa en la que los yeros se daban mejor que el trigo.

Ya a esa primera hora de la mañana el cielo amenazaba tormenta. La noche había sido excesivamente calurosa y a todos les había costado conciliar el sueño. Especialmente a Leonila, que se encontraba en los últimos días de gestación del que sería su cuarto hijo, muy deseado y con la esperanza de que fuera varón, después de que los tres primeros fueran hembras.

Su marido, Narciso, había regresado de la guerra hacía poco más de un año, y a la alegría de haber sobrevivido a la misma, se unía la ilusión de tener, por fin, un varón.

El abuelo Eugenio (c.  1940)
Eugenio vivía con su mujer Elisa, y su hijo José, soltero aún, en el barrio de Hondovilla. Sus otros cinco hijos habían seguido caminos similares a los de la mayor parte de las familias en aquellos duros años de la posguerra. Dos se habían hecho religiosos: la mayor, Escolástica, y el pequeño, Julián. Las otras tres (Eladia, Lucía y Leonila) se habían casado hacía tiempo.

Los peores presentimientos de Leonila se cumplieron cuando, una hora después de aquel terrible trueno, vio desde la ventana de su casa cómo su hermano José bajaba medio a rastras por la cuesta que separaba el camino de Castrillo de la parte alta del pueblo. Un solo pensamiento: “Mi padre, Dios Mio, mi padre”.

José había conseguido llegar, con las piernas completamente insensibilizadas, a las primeras casas del pueblo, y allí dio la terrible noticia: un rayo había alcanzado a los bueyes y el carro, y su padre Eugenio, que iba delante, guiando los bueyes, yacía muerto en el suelo.

Eugenio Alonso, el primero por la derecha; su hijo, José, el primero por la izquierda

Dicen que los bueyes atraen a los rayos. Quizás eso fue lo que salvó a José, que aquella fatídica mañana iba en la parte trasera del carro, con la perra. 

En contra de los que suele decirse de las personas alcanzadas por un rayo, el cuerpo de Eugenio no presentaba grandes quemaduras, ni se encontraba tiznado de negro. Unicamente una pequeña quemadura, eso si, a la altura del corazón. Así por lo menos lo recuerda su nieta Constantina, 74 años después.

Leonila perdió el hijo tan esperado. Faltaban dos semanas para el parto. Era un varón. Algo más de un año después pudo nacer, por fin, su primer chico (Jesús).

José se recuperó de sus heridas, por lo menos de las físicas. Se casó al año siguiente. Tuvo seis hijos.

Regina, nieta de Eugenio, y la perra Lili  (c. 1936)

Lili, la perra, murió a los pocos días, escondida y temblorosa, sin salir en ningún momento de debajo del banco de la gloria en el que solía sentarse su amo, Eugenio.

Desde aquel día, casi dos generaciones enteras de la familia han vivido con un temor más que comprensible a los nublados. Parece ser que a la tercera generación, ya totalmente urbana, no le ha alcanzado dicho temor.

Todos los años mueren en España una media de 50 personas a consecuencia de impactos por rayo. En los años cuarenta del siglo pasado eran agricultores y pastores los colectivos con más riesgo de ser alcanzados por un rayo. Hoy, sin embargo, son los excursionistas, aficionados a la pesca, bañistas, montañeros y ciclistas los más expuestos. Y parece ser que si eres proclive a usar el móvil en espacios abiertos, aún más.

Quizás esa aludida tercera generación familiar, tan amante del deporte y los paseos al aire libre, debiera seguir manteniendo algo de ese temor reverencial a los rayos y centellas. Incluso aunque hayas nacido el día de Santa Bárbara, como es el caso de quien esto escribe.

El abuelo Eugenio y su hijo, José (c. 1920)


Eugenio Alonso Fernández, hijo de Julián y Gregoria, nació en Huérmeces en 1875 y murió, a consecuencia del impacto de un rayo, el 6 de julio de 1940; casado con Elisa Villalvilla Varona, tuvieron seis hijos: Escolástica, Eladia, Lucía, Leonila, José y Julián. Y 21 nietos y 37 bisnietos, que se desperdigaron por: Androy (Madagascar), Barcelona, Bilbao, Castro Urdiales, Colindres, Córdoba, Darmstadt (Alemania), Dublín (Irlanda), Irún, La Aguilera, La Coruña, La Rinconada, León, Linares, Madrid, Mallorca, Olmos de la Picaza, Piélagos, Sant Adrià de Besòs, Santo Domingo (República Dominicana), Sotresgudo, Tolosa, Torrelavega y Villadiego. 

Ironías del destino: hoy, 75 años después del fatal acontecimiento, y casi en el mismo lugar en el que se produjo la descarga, se yergue un moderno y altísimo pararrayos, que cuida de los catorce molinos del Parque Eólico de "El Sombrío".

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario