lunes, 14 de abril de 2014

Un pueblo con mucha molienda


Huérmeces y sus molinos harineros


Ya desde mediados del siglo XVIII, Huérmeces destaca sobre todos los pueblos de su entorno e, incluso, dentro del ámbito provincial, por el elevado número de molinos harineros situados en el curso del Urbel, que discurre por su término.

Según el Catastro de Ensenada (1752), los 8 molinos situados en Huérmeces destacan sobre los 7 de Santibáñez, 6 de Ubierna, 5 de Urbel, 4 de Quintanilla Sobresierra o 2 de Montorio. (3)


Nombre del molino en 1752

Otros nombres del molino
Propietario en 1752
Zigatón
Filiberto, El Chato
Concejo y vecinos de Huérmeces
Molinduengo
El Rinconcillo (?)
Duque de Abrantes
Retuerta
Donato
Pedro Fernández Zorrilla
Campillo
Los Nogales
Francisco Javier de la Vega
Molin Mayor
Mulimayor
Cayetano Arriaga
Berlanga
Berlanga
Cayetano Arriaga
Rallastra
Alba, Aquileo, Ruyales
Concejo de Ruyales (Obispo Zorrilla)
Navatillo
Navatillo
Particulares de Quintanilla y Pantaleón


Observemos que de los ocho molinos existentes en 1752, cinco de ellos son propiedad de la nobleza y burguesía provincial, así como de la alta jerarquía eclesiástica:

·        Molinduengo: propiedad del Duque de Abrantes, dueño también de la torre o torreón ubicada en las cercanías del molino
·    Tres regidores perpetuos de la ciudad de Burgos (Pedro Fernández Zorrilla, Francisco Javier de la Vega y Cayetano Arriaga) poseen los molinos de Retuerta, Campillo, Mulimayor y Berlanga
·        Pedro Fernández Zorrilla, también obispo de Mondoñedo, Badajoz y Pamplona, era propietario del molino de Retuerta y beneficiario del arriendo perpetuo del molino Rallastra en favor de los vecinos de Ruyales.

Los tres molinos restantes eran de propiedad más o menos comunal:

·    Zigatón: concejo y vecinos de Huérmeces
·    Navatillo: diversos particulares de los pueblos de Quintanilla Pedro Abarca y San Pantaleón del Páramo
·    Rallastra: concejo y vecinos de Ruyales del Páramo, si bien en forma de arriendo perpetuo de las obras pías del Obispo Zorrilla.


Molino de Alba (Rallastra, Aquileo, Ruyales) hacia 1930; Fotografía: familia Hidalgo-Fontaneda

Un siglo más tarde, según los datos incluidos en el Diccionario de Madoz (1850), la situación resulta incluso más reveladora: Huérmeces posee 10 molinos, lejos de los 6 de Santibáñez, 4 de Quintanilla-Sobresierra y Las Hormazas, 3 de Montorio, Ubierna y Ros. A nivel provincial, únicamente Burgos (14 molinos), Belorado (13), Castrojeriz (12) y Frías (9) alcanzan concentraciones similares.

 Hoy en día solo quedan en pie tres de esos diez molinos (Alba, Cigatón y Retuerta), muy restaurados y modificados. De los otros siete molinos no queda rastro alguno, aunque si son aún reconocibles los cauces secos de varios de ellos. En la hoja 167 del Mapa Topográfico Nacional, a escala 1:50.000, publicado en 1945 por el entonces denominado Instituto Geográfico y Catastral, aún aparecen cartografiados los ocho molinos contabilizados en el Catastro de Ensenada (1752). Fotografías de mediados del siglo XX dejan constancia de la existencia de ruinas para varios de ellos.

 
Molino de Los Nogales (Campillo) hacia 1930; Fofografía: familia Hidalgo-Fontaneda

Las posibles causas que determinan esta llamativa profusión de molinos en Huérmeces hay que buscarlas en:

·        la amplia extensión del término (27 km2), recorrido por el curso del Urbel en una suave pendiente norte-sur durante unos 8 km
·        la consiguiente abundancia en la amplia vega de buenas tierras para el cultivo de cereales y legumbres, con sus elevadas necesidades de molienda.
·     el caudal relativamente elevado y constante del río Urbel a lo largo del año, con abundancia de importantes manantiales aguas arriba del pueblo (Urbel, Montorio, Fuente la Hoz)
·         la abundancia de pequeños pueblos en los alrededores que no poseen ríos ni arroyos de caudal suficiente y constante como para mantener molinos en funcionamiento durante todo el año. Así sucede con los tres pueblos que forman parte del mismo municipio: Ruyales del Páramo (Molino de Alba), Quintanilla Pedro-Abarca y San Pantaleón del Páramo (Molino de Navatillo). Es muy probable que otros pueblos del entorno (Castrillo, Acedillo, Bustillo) acudieran puntualmente a los molinos del Urbel en Huérmeces, aunque tuvieran los del Ubierna, Hormazuela y Brullés más cerca. (1) (2)
·      la relativa cercanía y buena comunicación con la capital provincial, Burgos, hizo que la pujante burguesía de la ciudad pusiera desde el principio sus ojos en Huérmeces, con intereses de todo tipo: segundas residencias, palacios, fincas, y molinos, ya que su construcción y mantenimiento requería de un capital considerable para la época.



(1)     Molinos harineros en los pequeños pueblos alrededor de Huérmeces según el Catastro de Ensenada (1752): Quintanilla Pedro Abarca (1-El Molinillo, sobre las fuentes del pueblo, no muele casi en todo el año), San Pantaleón del Páramo (0), Ruyales del Páramo (0), Ros (1-La Cena, en el Arroyo de Monasteruelo, sólo muele tres meses al año, aunque los molinos de Santibáñez se encuentran muy cerca), Acedillo (0), Bustillo (1, propiedad de la fábrica de la Iglesia y particulares, sólo muele cuatro meses al año), Castrillo de Rucios (0); Espinosilla de San Bartolomé (1, propiedad del Señor del lugar, muele medio año, aunque el término tiene abundancia de aguas); de las pequeñas poblaciones cercanas, únicamente Los Tremellos (2, El Barrial y Barriuso, sobre el río Ruyales) posee molinos que muelan todo el año.
(2)     Molinos harineros en los pequeños pueblos alrededor de Huérmeces, cien años más tarde, según el Diccionario de Madoz (1850): Quintanilla Pedro Abarca (0), San Pantaleón del Páramo (1), Ruyales del Páramo (0), Ros (3), Acedillo (0), Bustillo (0), Castrillo (0), Espinosilla (1), Los Tremellos (0); Huérmeces tiene 10 molinos (2 más que en 1752) y algunos pueblos del entorno han perdido los suyos (Los Tremellos, Bustillo), aunque otros han ganado dos (Ros). Entre los pueblos grandes, Santibáñez ha perdido un molino (de 7 a 6), Las Hormazas otro (de 5 a 4), Ubierna la mitad (de 6 a 3), Quintanilla Sobresierra mantiene los 4 que tenía, y Montorio gana uno (de 2 a 3). Vemos que, dentro de la comarca, las pérdidas de molinos por parte de unos pueblos se compensan con las ganancias por parte de otros.
(3)  Breve resumen del contenido de la Respuesta general nº 17 del Catastro de Ensenada correspondiente a Huérmeces (Huermezes):


Molino en 1752 (Catastro de Ensenada)
Molino moderno
Nº de ruedas
Distancia al pueblo
Propietario
Rentero
Arriendo
Beneficio
Zigatón
Filiberto, El Chato
2
200 pasos
Concejo y vecinos de Huermezes
Melchor García (vecino)

20 fanegas de pan
Molinduengo
El Rinconcillo
1
250 pasos
Duque de Abrantes
Lorenzo Lomilla (vecino)
17,5 fanegas de pan
14 fanegas de pan
Retuerta
Donato
2
Medio cuarto de legua
Pedro Fernández Zorrilla
José Alonso Güemes (vecino)
26 fanegas de pan
20 fanegas de pan
Campillo
Los Nogales
2
300 pasos
Francisco Javier de la Vega
José Pesquera (vecino)
15 fanegas de trigo
20 fanegas de pan
Molin Maior
Mulimayor
1
medio cuarto de legua
Cayetano Arriaga
Mateo Pesquera (vecino)
12 fanegas de trigo
14 fanegas de pan
Berlanga
Berlanga
2
medio cuarto de legua
Cayetano Arriaga
Francisco Varona (vecino de Ruyales)
16 fanegas de trigo
20 fanegas de pan
Rallastra
Alba, Aquileo, Ruyales
1
un cuarto de legua
Pedro Celestino Zorrilla (Obras Pías para Ruyales)
Domingo  Mena (vecino de Quintanilla)
13 fanegas de pan
13 fanegas de pan
Navatillo
Navatillo
1
Media legua
Particulares de Quintanilla y Pantaleón


1 fanega de pan por vez (18 turnos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario